Volver a las noticias

Falleció un gran protector de la Fundación: José Bustamante

JOSE BUSTAMANTE BRICIO

      El pasado día  27 de febrero falleció una de esas personas que dejan un recuerdo inolvidable por sus extraordinarias cualidades y por su capacidad de hacer amigos. Nos referimos a JOSE BUSTAMANTE BRICIO, Presidente y pilar insustituible de la Asociación de Amigos de Taranco. Pronto se vio que era necesario, y de justicia,  hacerle un homenaje  para dejar alguna constancia de todo lo bueno que realizó en su paso por la vida y de cómo se hizo querer.  Se comentó la idea con los responsables de la emisora RADIO ESPINOSA MERINDADES, en la que vieron de inmediato el interés  de este propósito, y, con una perfecta organización,  emitieron el día 25 de abril de  abril un programa de entrevistas con familiares y amigos de Pepe (a él le habría gustado que le llamáramos así),  y el resultado fue que, tanto los responsables de la emisora, como los entrevistados, quedaron entusiasmados con la sensación de calor humano en que se vieron envueltos por el recuerdo del verdadero protagonista, sin que hubiera ni la menor sombra de discrepancia. Porque Pepe era un hombre  lleno de valiosas cualidades: inteligente, buen abogado, notable escritor, afectivo, sociable, entusiasta, generoso, enamorado de su familia y de sus raíces menesas, extraordinario amigo, con gran sentido del humor. Todos estuvieron de acuerdo en que se caracterizaba, principalmente, por ser una buena persona (en el “buen sentido de la palabra”, como diría Machado).

Por no ser demasiado extensos, vamos a recoger algunos comentarios de los entrevistados siguiendo el orden de sus respuestas:

Pablo Buitrón, Cónsul de Ecuador en Bilbao, fue quien comenzó a hablar, por haber servido de enlace para la asistencia de todo el grupo. Dijo que Pepe era un personaje ilustre, multifacético, de gran cultura, con cualidades extraordinarias, un gran ejemplo para todos; que valoraba también su cariño por las tierras americanas y que fue una suerte para él ser su amigo; comentó asimismo que era imposible resumir  en tan poco tiempo la riqueza de una personalidad que daba mucho juego para el comentario.

Alfonso Ruigómez, Abogado y yerno de Pepe, dijo que sus sentimientos hacia él eran los de un hijo adoptado. Insistió en su cercanía y en que, siendo un gran intelectual, lo más destacable era su lado humano, y que siempre lo tuvo como un ejemplo al que seguir;

Pablo Bustamante, hijo de Pepe, empezó a hablar dando las gracias por la iniciativa de la entrevista radiada y por la colaboración de los participantes. Expresó  el orgullo de haberlo tenido como padre, y dijo que, por ser  tan multifacético, era imposible resumir todas sus cualidades en pocas palabras; que, dada su amplia  cultura y la riqueza de sus comentarios, lamentaba que se vaya a perder gran parte de su sabiduría. Comentó que fue un lujo de padre y de una gran humanidad. Le consolaba que su vida estuvo totalmente llena, sin haber desperdiciado un segundo.

María Bustamante, hermana de Pepe, intervino por vía telefónica. Habló de la gran memoria de su hermano, y de su espíritu viajero, diciendo que, yendo con él, no hacían falta guías turísticas. Alabó su capacidad de estudio y  su éxito empresarial.  De la misma manera que los demás contertulios, lo definió como una muy  buena persona, participante en muchas asociaciones, siempre deseoso de ayudar a los demás y con gran espíritu creativo, como cuando, con el grupo de la asociación, se consiguió recuperar, desde sus ruinas, la ermita de Taranco.

Luis Ruigómez, de 18 años, es el nieto mayor de Pepe. Con serenidad se refirió a su abuelo, al que definió como una persona inquieta, siempre activo, sin que dejara de ir un solo sábado al santuario de Cantonad. Comentó que, a pesar de romper la tradición familiar por ser el único que ha escogido la carrera de ingeniero, le animaba a seguir adelante con esa vocación. Dijo también que, a base de anécdotas, su abuelo le contagió el afecto por todo lo relativo al Valle de Mena.

Tomás Kelly, oriundo de Argentina, yerno de Pepe, con el que tuvo relación desde hacía unos veinte años. Una relación que calificó de estrecha “como todo el mundo la tenía con él”. Confirmó que sentía un gran amor por la américa hispana. Dijo que le abrió las puertas de su casa, de su vida y de su amistad, ya desde el principio, y que siempre ha disfrutado con sus suegros. Señaló que Pepe respondía también como amigo cuando lo necesitabas, y que le da pena que, dado su entusiasmo, le han quedado muchas cosas por hacer.

Félix López, vecino de Sopeñano. Empezó diciendo que solamente le había conocido a Pepe durante cuatro meses, y que sentía ahora la satisfacción de ver que el magnífico concepto que tenía de él no era simplemente una impresión personal, sino algo compartido con los que le conocían desde hacía muchos años. Contó que el encuentro con él lo tuvo a través de Pablo Buitrón, amigo común, que pensó que a Pepe le gustaría conocer detalles de una investigación que estaba haciendo. Manifestó que esa capacidad de Pepe de sacar lo mejor de cada uno fue la causa de que comenzara a redactar (hasta terminarlo) el libro al que estaban destinados todos los datos de su trabajo. También hizo hincapié en el gran sentido del humor de Pepe.

Victoriano Tapia Mantrana, menés, amigo de Pepe desde sus años jóvenes. Dejó bien claro el gran aprecio que le tenía. Recordó con mucha gratitud que, en uno de los primeros juicios de Pepe como abogado, le defendió con tanta firmeza que dijo que “no pedía, sino que exigía” que lo dejaran libre, poniendo algo nervioso al tribunal. Insistió en que Pepe se merecía un reconocimiento mucho mayor en el Valle de Mena. Dijo que desde niño había sido excepcional, y que la gente sólo puede decir  cosas buenas de él.

Begoña Fernández Corral, Alcaldesa de Arceo de Mena, amiga de Pepe desde la infancia. Dijo que lo consideraba como un hermano, que le hizo muchos favores, atendía a todo el mundo y era muy querido en el valle. Que era un hombre fabuloso,  y que fue casi a diario a ver a su marido cuando estaba enfermo. Contó cómo consiguió que se arreglara la iglesia de Arceo, tramitando subvenciones y aportando dinero personalmente.

Fernando Díez  Moreno, Abogado del Estado, participó mediante llamada telefónica. Subrayó la calidad humana de Pepe y su ejemplaridad. Convivió con Pepe en un viaje que hicieron juntos a Londres y observó que tenía mucho sentido del humor, con verdadera ironía británica.

José Luis Rubio, uno de los amigos de Pepe desde la juventud, de la generación de estudiantes de Deusto conocida como los Satunotes. José Luis se encargó de explicar que, como grupo muy unido, se les ocurrió ponerse ese nombre, que correspondía a una regla nemotécnica, la de los incapacitados para heredar: sacerdotes, tutores, notarios y testigos (aunque la palabra completa incluía “alba”, por albaceas). Dijo que ha sido la promoción más famosa, en la que también  estaba el Ministro Cruz Martínez Esteruelas; que siempre han mantenido esa amistad, viajaban juntos y  lo compartían todo. Eran en total 46 y se reunían todos los años.

José María Bartau, también de la promoción Satunotes, a lo que se añade que empezó el Bachiller con Pepe y hasta cumplieron juntos el Servicio Militar. Dijo que, con su enorme corazón, se apuntaba a todo. Recordó que hace muchos años hicieron juntos, con sus mujeres, un viaje a China, y les sacaron de sus departamentos del tren para hacer sitio a un grupo de militares. Pepe se lo tomó con calma y aprovechó el tiempo con un grupo de niños que estaban por los pasillos, y, sin entender una sola palabra, les enseñó una canción infantil española poniéndolos (él el primero) a bailar, y contagiando de alegría a todos los pasajeros, convirtiendo aquello en un espectáculo inolvidable. Terminó diciendo que Pepe era “un hombre bueno”.

Carlos Martínez Vara del Rey, Teniente Coronel del Ejército del Aire e historiador, habló por teléfono diciendo que coincidió en alguna ocasión con Pepe y le quedó el recuerdo de un hombre tradicional, de sólidos valores, que contagiaba vitalidad, ilusión y entusiasmo.

También tuvieron intervenciones telefónicas José María Horrillo (Marqués de Vivanco), Vicente Orden Vigara (Ex Presidente de la Diputación de Burgos), Leopoldo Sánchez (Registrador de la Propiedad y Ex Presidente del Club Taurino Cocherito) y José Felix Garay Iturriaga (Presidente de Amigos del Ferrocarril). Todos ellos coincidieron en definir a Pepe como una persona cordial, de grandes valores y lleno de inquietudes positivas, del que guardaban un gran recuerdo.

Pablo Bustamante puso fin a  la entrevista añadiendo que su padre había tenido desde que se casó el inestimable apoyo de su mujer, Blanca Esparza, y que a ella se debe gran parte de los muchos éxitos de Pepe en su vida, por lo que quería dejar un público testimonio de  agradecimiento.