Volver a las noticias

“La crisis económica y la tasa de natalidad”.

“The Economist” (nº de 30.6-6.7 de 2012) señala que la crisis económica ha generado el final de una década de incremento de la tasa de natalidad en Europa. Así en España bajó del 1,46 en 2008 al 1,38 en 2011 (la tasa de natalidad es el número de hijos que una mujer puede esperar durante su vida, estableciéndose en 2,1 para el mantenimiento del nivel de población).

La crisis económica tiene efectos en la tendencia del incremento de la población a través de la inmigración, los matrimonios y los nacimientos. En España los nacimientos se incrementaron de 363.500 en 1995 a 518.00 en 2008 gracias, en parte, a la inmigración. Pero descendieron a 482.700 en 2011 al disminuir esta, o por la vuelta a casa de los emigrantes.

En el mismo sentido, lo matrimonios fueron 199.000 en 1995, alcanzaron el pico de 214.300 en 2004 y descendieron a 164.600 en 2011. Similares tendencias se manifestaron en el número de nacimientos como consecuencia del retraso de las decisiones a tener el primer hijo. Así, en 1970 la edad en que las mujeres tenía su primer hijo era de 22 a 25 años; en 2008 era de 27 a 29 años.

Conclusión: la buena tasa de natalidad en los países escandinavos, o de Francia, o del Reino Unido, es debida a una decidida política de protección a la familia, y debiera servir de ejemplo a otros países, entre ellos, España.