El humanista Juan Luis Vives.

El humanista Juan Luis Vives.

De vez en cuando conviene poner un ejemplo de humanistas porque de esa manera se confirma que el humanismo no es una pura teoría, sino que ha habido personajes que lo han encarnado.

El humanista del que hoy te hablo, amable lector, es el típico español universal apenas conocido dentro de España. Su raza judía tuvo mucho que ver con una biografía azarosa en la que pasó la mayor parte de ella fuera de nuestras fronteras. Brujas, en Bélgica, fue su residencia habitual. Profesor universitario en Lovaina y en Oxford, preceptor de una hija de Enrique VIII de Inglaterra, también de la esposa de Enrique Nassau y de Guillermo de Croy, que vendría a España en el séquito de Carlos I y llegaría a ser Arzobispo de Toledo.

Entre su abundante producción literaria podemos destacar el libro “De concordia y discordia en el humano linaje” en el que escribió: “¡Ojalá que Dios me hiciera ver algún día a la España que me engendró y a la Francia que me educó…como concursantes a un premio, no para decidir quien tuvo más odios y crueldad o quien causó más daños y desgracias…sino para decidir cuál de las dos es más culta, cuál más prudente, más humana, más santa y más dada a la piedad!”

Su gran obra humanista y de pensamiento es “De disciplinis”, auténtica enciclopedia para su época, en la que se ocupa de los distintos estudios de gramática, retórica, dialéctica, filosofía natural, medicina, matemáticas, filosofía moral y psicología. Como curiosidad para nuestro tiempo, señaló como causas de la corrupción de los saberes: la soberbia de los estudiosos, la búsqueda de un fin útil en vez de la pesquisa desinteresada de la verdad, el abuso de las polémicas, el exceso de veneración por las autoridades, el no acudir a los textos originales, la falta de método adecuado al estudio, entre otras muchas.

En los últimos años de su vida, con la salud maltrecha, escribió un libro de contenido teológico, una especie de apología de la fe cristiana dirigida a mostrar la verdad del Cristianismo. Su título era “De veritate fidei christianae”.

Sus aportaciones humanistas a la historia del pensamiento recaen sobre la idea de la dignidad humana y de manera especial en sus libros “Vigilia in Somnium Scipionis”, “Fabula de homine”. Su amplitud de horizontes le llevó a escribir un pequeño tratado sobre la atención a los pobres: “De subvencione pauperum”, en un tiempo en que la mendicidad abundaba, carente de cualquier regulación, lo que le ha hecho ser considerado como precursor de la beneficencia pública de nuestros días. Describe la condición humana diciendo: “El Hacedor de todas las cosas, Dios Nuestro Señor, usó de una maravillosa generosidad en la creación y formación del hombre, de modo que ninguna cosa hubiese ni más excelente debajo del cielo ni más grande que él en la redondez de este mundo sublunar que está sometido a su poderío; diole cuerpo sano y robusto; muy saludables alimentos, que se hallan en todas partes; entendimiento agudísimo, y un alma toda rectitud y probidad muy a propósito para el comercio y la comunicación de la vida”.

Además, destacó la importancia del elemento práctico en el conocimiento; formuló una “teoría de las anticipaciones” sobre el origen del conocimiento; en la doctrina del sentido común, distingue entre juicio natural y juicio artificial; realizó un estudio empírico de la memoria y de los temperamentos; fue el precursor de la psicología diferencial y de la orientación profesional; en el libro III de su obra “De anima et vitae” desarrolla una teoría de las pasiones, inspirada en Santo Tomás.

En resumen, la doctrina de Vives es típica del Renacimiento y del humanismo renacentista. Su pacifismo, la crítica a la autoridad, la preocupación por el hombre, la vuelta a las fuentes clásicas, la defensa de la observación y la experiencia como método de conocimiento, el espíritu crítico y curioso para todas las novedades, su condición de precursor de doctrinas posteriores, así lo avalan[i].

 

[i] En la referencia de Gonzalo Díaz Díaz en “Hombres y documentos de la filosofía española”, Ed. CSIC, Tomo VII, págs. 907 y ss, se mencionan 112 obras de Vives, y 403 estudios sobre el autor.

Ir arriba